Se puede comer fuet en el embarazo

  • por
Se puede comer fuet en el embarazo

¿se puede comer jamón durante el embarazo?

La posibilidad de que te intoxiques por comer embutidos como el salami o el chorizo es muy pequeña. Por eso el NHS dice que es seguro comer embutidos durante el embarazo, siempre que el envase diga que están listos para comer.

Sin embargo, tal vez prefieras pecar de precavida y no consumir embutidos durante el embarazo a menos que los hayas cocinado tú misma. O puedes congelarlos durante cuatro días en casa antes de descongelarlos y comerlos. Esto matará cualquier parásito.

También es posible contraer toxoplasmosis o una intoxicación alimentaria por salmonela al comer embutidos fríos. Es poco probable que la intoxicación por salmonela dañe al feto, pero puede ser muy desagradable para ti. Alimentos que debes evitar en el embarazo Descubre qué otros alimentos o bebidas debes evitar durante el embarazoMás vídeos sobre el embarazo La listeriosis y la toxoplasmosis provocan síntomas similares a los de la gripe unas semanas después de haber sido infectada, por lo que es difícil determinar la causa. La intoxicación alimentaria por salmonela suele presentar síntomas más evidentes, como diarrea y vómitos, justo después de haber ingerido los alimentos contaminados.

Qué no se puede comer durante el embarazo

Rica en proteínas, vitaminas y minerales, la carne puede formar parte de una dieta saludable durante el embarazo. Pero es importante saber qué carnes son seguras para comer durante el embarazo y cuáles es mejor evitar. También es una buena idea refrescar los conocimientos sobre la forma más segura de preparar, almacenar y cocinar la carne, para reducir el riesgo de intoxicación alimentaria.

Cuando se trata de comer carne durante el embarazo, lo fundamental es asegurarse de que esté siempre bien cocinada, sin rastro de color rosa o sangre. La cocción de la carne garantiza la eliminación de los bichos dañinos -incluidos los que causan la toxoplasmosis- antes de comerla.

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito que se encuentra, entre otras cosas, en la carne cruda y poco cocinada. Puede causar graves complicaciones, sobre todo al principio del embarazo, lo que puede provocar un aborto.

Después de preparar la carne cruda, siempre hay que lavarse bien las manos, las superficies y los utensilios. Las bacterias nocivas pueden propagarse fácilmente a cualquier cosa que toque, incluidas las encimeras, las tablas de cortar y los cuchillos. Presta especial atención a mantener la carne cruda alejada de otros ingredientes, sobre todo de los alimentos «listos para comer», como el pan, la ensalada o la fruta, que no se cocinan antes de comerlos, por lo que no se eliminan las bacterias nocivas que puedan contener.

Comí salami durante el embarazo

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico o de otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

¿se puede comer salami durante el embarazo?

El último consejo de la Agencia de Normas Alimentarias es que las mujeres embarazadas deben tener cuidado al comer embutidos como el salami, el chorizo, el salchichón y el jamón de Parma. Esto se debe a que estas carnes no están cocinadas, sino curadas y fermentadas, por lo que pueden contener parásitos causantes de la toxoplasmosis.

En el caso de las carnes listas para el consumo, se puede reducir el riesgo de parásitos congelando las carnes curadas/fermentadas durante cuatro días en casa antes de comerlas. La congelación mata a la mayoría de los parásitos y hace que la carne sea más segura de comer.

«Ten cuidado si pides una pizza con jamón de Parma», advierte. «Aunque la pizza está obviamente cocinada, el jamón de Parma suele colocarse encima después, por lo que no lo está. Si tienes dudas, pregunta antes de pedir».

El NHS también recomienda tener precaución cuando se sale a comer fuera y sugiere comprobar con el personal si se está en un restaurante que vende embutidos o fermentados y averiguar si han sido congelados.